KilleandoSeries

Porque en el fondo es lo que todos pensamos

How I Met Your Mother: Review 7×12

Todos sabemos que How I Met your Mother es una comedia, pero a veces nos deja con un sabor agridulce, o nos toca la fibra sensible de múltiples y variadas formas. Éste es sin duda uno de esos capítulos. Se comentaba por los mundos de Twitter el día antes de ser emitido, que éste sería un episodio muy emotivo, a cargo de la siempre maravillosa Cobie Smulders, mas conocida como Robin Scherbatsky, y razón no le faltaban a esos Tweets, asi que vamos a resumir brevemente lo que ha sido el 7×12 de How I Met Your Mother!

El capítulo empieza con dos crios que no conocemos porque no son los de Ted. Son los de Robin y Barney. Caída de culo de la silla, me quedo muerta, si me pinchas no sangro y esas cosas, con una voz en off de Robin diciendo eso de “chicos, os he contado alguna vez la historia de como conocí a vuestro padre?” y trasladándonos asi al final del anterior episodio donde Robin le cuenta a Barney que es lesbiana que está preñá. Barney lo flipa en colores y aunque pudiera parecer lo contrario, hasta le mola la idea de ser padre.

Y resumiendo, Lily le pide a Robin que la acompañe a comprar cosas para su futuro bebé. Robin va a la ginecóloga loca. Le dice que no está preñada. Robin y Barney se marcan un baile épico. Luego llaman a Robin y le dicen que pase por la consulta de nuevo, que quieren hablar con ella. La ginecóloga le dice que no sólo no está embaraza si no que además NO puede tener hijos. No es que Robin los quisiera tampoco, siempre ha manifestado su normal aversión a los crios, pero la noticia la entristece.

Por su parte Marshall intenta trasladar el espíritu navideño a su nuevo hogar poniendo las luces de navidad. Un crio del vecindario aparece y le vacila, se le cuela en casa, hace una orgía y se fuma bocadillos, mientras Marshall lo ve todo desde el tejado dónde ha quedado atrapado. Fin

De vuelta con Lily en la tienda, ésta vez todos menos Marshall, Ted le enseña a Robin un body de bebé con la bandera de Canadá, a Robín le da la mala malísima y se larga dejando a todos poker face.  De vuelta en el Merlotte’s McLaren’s, discuten sobre el porque de la abrupta salida de Robin de la tienda y cada cual llega a conclusiones mas surrealistas. Hasta que Robin les cuenta que su depresión viene porque ya no puede ser saltadora de pértiga, y Ted, ese hombre que no existe, intenta animarla pero Robin le despide de su trabajo de animador profesional.

Es Navidad, todos tienen a dónde ir menos Robin, quien decide salir a darse un rule por Nueva York en compañía de Snopp Dogg y alguna de sus putas. Juntos la lian pardísima hasta el amanecer, momento en el cual Robin vuelve a casa y se encuentra con que ha tomado demasiadas drogas y ahora oye música y cosas y árboles que se encienden y se apagan al ritmo de AC/DC. Luego descubre que no son las drogas, si no Ted, el causante de tales efectos. y esa es su manera de intentar animarla y desearle feliz navidad. Robin rompe a llorar en el hombro de Ted porque recuerda que se ha dejado las bragas de Swarovski en algún pub de mala muerte y el capítulo termina con los espectadores maldiciendo la capacidad de ésta serie para hacer reir y llorar a partes iguales.

Larga vida a How I Met Your Mother.  Volvemos en enero!

Navegación en la entrada única

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: